Lactancia y nuevo embarazo

Estas amamantando a tu pequeño hijo... Tuviste amor sin precaución y estas nuevamente gestando. Enhorabuena. No debes preocuparte por dejar de dar el pecho a tu otr@ hij@ si ambos deseáis seguir haciéndolo: no hay ninguna contraindicación si estás sana y el embarazo es normal. No está demostrado que la lactancia provoque abortos ni daños en el nuevo bebé. Eso sí debes mantener una alimentación adecuada y descansar, usa el sentido común.

A partir del cuarto mes de gestación el volumen de leche en algunas mujeres disminuye y, si este es tu caso, puede que tu hij@ mayor quiera abandonar la lactancia entonces. También hay casos donde el abandono se produce cuando se está cerca del nacimiento, porque aparece el calostro, después del nacimiento o incluso los primeros días de embarazo, ya que las hormonas cambian el sabor de la leche. Hay otros casos donde l@s niñ@s continúan mamando sin parar pase lo que pase.

También puede suceder que seas tú misma la que no se sienta bien dando el pecho a tu otr@ hij@ mientras estás embarazada. Tanto si es molestia física lo que sientes (a veces los pechos se sensibilizan con el nuevo embarazo) como si sientes rechazo psicológico, como una especie de instinto de protección, debes escuchar tu instinto y guiarte por él.

Si eres tú la que quiere iniciar el final de la lactancia ayuda a tu hij@ mayor a abandonarla de forma progresiva y con mucho, mucho amor.

En un estudio realizado por La Liga de la Leche en 503 madres, el 69% de sus hij@s abandonaron la lactancia durante el nuevo embarazo. No se ha podido demostrar si alguno de est@s niñ@s la abandonaron porque sencillamente les había llegado el momento de hacerlo...


Fuente: babog.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada