Leche.. ¿tomará lo suficiente?

¿Está Tomando Su Bebé la Suficiente Cantidad de Leche?
¿Importa el Tamaño?

¡Por supuesto que no!. No existe ninguna clase de correlación entre el tamaño del pecho y la leche producida por el mismo. Las mujeres que tienen pechos de gran tamaño cuentan con mayores proporciones de tejido adiposo, si se los compara con el tejido propio de sus glándulas mamarias.

Existe una correlación entre el tamaño de la mama y la capacidad de amamantar, y el veredicto favorece a las mujeres que tienen pechos pequeños. Las mujeres que tienen pechos de pequeñas dimensiones contarán con mayor tiempo para amamantar a sus bebés, y gracias a ello, sus bebés podrían crecer más sanos y saludables.



Insuficiente Producción de Leche

Es realmente raro que una mujer nazca con un desarrollo glandular insuficiente. Controle constantemete a su bebé para poder asegurarse de que el mismo/a esté tomando la suficiente cantidad de leche. El bebé debería estar succionando hasta que la leche bajara a su pecho y luego de ello, usted debería oir el sonido característico que todos hacemos cuando tragamos algo (acompañado de un suave "ga, ga, ga"). Su bebito/a debería estar aumentando cerca de 4 a 7 onzas por semana luego de haber pasado los cuatro primeros días de vida. Si su bebé estuviera perdiendo peso o se mostrara desganado, lo más recomendable sería que se contactara con su doctor de cabecera o con el profesional médico que los estuviera atendiendo lo más rápidamente posible, para tratar de solucionar este problema.

La leche se produce a medida que el bebé la toma; es por ello que debería recordar extraer leche de sus pechos si tuviera que ausentarse por algunas horas, lo cual también ayudaría a que su organismo siguiera produciendo leche.

 
Una solución que podría ayudarla a incrementar su producción de leche es tomar mucho mucho mucho líquido... no hay formulas mágicas.. y por supuesto.. poner el bebe al pecho varias veces....



Demasiada Leche...

Algunas mamás sufren de hiperlactación o de sobreabundancia de leche materna. La hiperlactación provocará que la leche se disemine o gotee de sus pechos. El bebé podría ahogarse o tener arcadas cuando tomara el primer sorbo de leche, ya que no estaría capacitado para tragar tanta cantidad de leche de una sola vez.

La hiperlactación es causada por el subdesarrollo y la falta de regulación en la producción de leche. Luego de unas pocas semanas, este problema debería desaparecer por sí mismo. Algunos profesionales expertos en lactancia creen que la hiperlactación o hiperlactancia es causada por un gran número de alvéolos, o glándulas productoras de leche. Cada mama posee entre 100.000 y 300.000 alvéolos. Las mujeres que producen leche en exceso podrían sobrepasar estos límites. Si la hiperlactación no cesara a las pocas semanas, debería consultar con su doctor de cabecera; ya que la misma podría ser un signo de desequilibrio hormonal.

Hay muy pocas cosas que podría hacer al respecto. Podría cambiar sus posiciones de amamantamiento. Una de las posiciones más cómodas y beneficiosas es recostarse sobre su espalda y colocar a su bebé sobre sus pechos, para que así pueda amamantar cómodamente; y de esta forma la producción de leche disminuiría considerablemente. Otra posibilidad es sostener a su bebé enfrente suyo como si el mismo/a estuviera de pie.

Trate de extraer un poco de leche de sus pechos antes de darle de mamar a su bebé; ésto evitará que sus pechos despidan grandes chorros de leche cuando el bebé comience a succionarlos. Es muy importante no extraer demasiada leche, ya que de esta manera le estaría enviando señales a su cuerpo para que produzca aún más leche. Por último, alimente a su bebé de un solo pecho por cada período de cuatro horas (alrededor de dos o tres amamantadas). Si su otro pecho se llenara de leche, podría aliviar el dolor extrayendo un poco de leche del mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada